Contra-Bando al Ayuntamiento de Madrid

Desde hace ya más de un año tenemos en Madrid lo que se ha venido en llamar un “Ayuntamiento del cambio” y todos nos estábamos preguntando qué cambio sería ese. Si es por la cabeza visible, una ex-jueza de Vigilancia Penitenciaria (Decana y Vocal del CGPJ) no parece lo más “cambiante” del mundo. No es que dudemos de esta entrañable señora: sólo es que no nos fiamos. Si de lo que se trataba es de hacer cosas distintas, vaya, algo sí se ha cambiado por lo que se comenta. No es que el Ayuntamiento se haya trasladado a un edificio menos costoso que el edificio de Correos (se ve que desde que se fue Gallardón ya no se tiene que pagar el alquiler), o que no se haya recuperado el servicio de gestión de basuras, o que los trabajos para cumplir con la Ley de Memoria Histórica parece que se van a olvidar de un tal Millan Astray, como ya se olvidaron del “Alferez Provisional” (eso sí, el “Carnicerito de Málaga” ya no le pone nombre al Parque Aluche). Todo eso un ayuntamiento del “no cambio” podría haberlo hecho perfectamente y echándole más morro, si hiciera falta. Pero lo que ha conseguido nuestro querido ayuntamiento del cambio es algo a lo que, de verdad, ningún ayuntamiento “del Sistema” se hubiese atrevido ni en los sueños más húmedos de cualquier otro alcalde tipo (esos que incluyen al principal partido de la oposición dándote el poder absoluto incondicionalmente, por ejemplo): controlar e institucionalizar las casas okupas de la Villa de Madrid. Ahí es nada: esta gente que dice que vienen de los movimientos sociales, que enarbolan la bandera del 15M cuando no llegan a un acuerdo con algún especulador asiático, que publican hermosísimos artículos acerca de la importancia de los centros sociales y su labor en los barrios, cuando llega el momento mandan cartitas a estos mismos centros sociales de donde afirman proceder para que o se institucionalicen o asuman el desalojo, que al ser realizado por un ayuntamiento guay imagino que incluirá banda de música, fanfarrias y majorets, en vez de los cuerpos antidisturbios habituales en estos trances (por cierto, antidisturbios que cierta ex-jueza, metida a abuelita de los madrileños, prometió disolver de la policía municipal…casualidades).

Estas cartitas se han recibido, que sepamos, en prácticamente todas las Okupas de Madrid (excluimos de la lista al Hogar Social Ramiro de Ledesma porque no lo consideramos una okupa como tal y porque suponemos que para el estado no resultarán problemáticas sus “cívicas actividades”). Algunas casas han decidido que vaya, ya que estamos no está mal ser una asociación dependiente del la concejalía de cultura o de seguridad…aunque advertimos que esos cargos ya están “okupados” y es bastante improbable que las subvenciones sean muy jugosas…eso sí, el ayuntamiento ya va indicando donde se pueden meter los centros sociales su autonomía y su autogestión. Una pista: es un lugar muy oscuro.

Para el resto, la disidencia, la morralla, los que no lo han entendido bien…tendrán un poco de política tradicional a cargo de las fuerzas del orden público. Que a algunos se han creído las consignas y se olvidan de quienes son los de arriba y quienes los de abajo…y claro, eso no puede ser. Las cosas tienen que estar bien controladas por los que saben, que para eso les votaron democráticamente.

Nada más, agradecidos y emocionados, es un decir, despedimos este bando deseando suerte a las disidentes, a la morralla, a los que siguen creyendo en la autonomía, la asamblea y la autogestión y seguirán trabajando y luchando en sus locales (los que el ayuntamiento quiere apropiarse). Y, por supuesto, dando todo nuestro apoyo, que en las calles también nos encontraremos.

Salud, vida y alegría para todas vosotras.

Y para el ayuntamiento…para esos nada, que ya lo tienen todo..

1º de mayo. Orgullo y dignidad obrera

La CNT salimos a la calle con orgullo y dignidad. Orgullo y dignidad de clase, el orgullo y la dignidad de la clase trabajadora por nuCNT-1-mayo-2016-castellanowebestra capacidad creadora, por haber construido, con nuestras manos, con nuestras capacidades, todo lo bueno y hermoso que en el mundo puede verse. Orgullo y dignidad de clase por nuestro amor a la libertad y nuestra ética igualitaria, porque no hemos parasitado a nuestros semejantes, no les hemos robado, ni hemos suplantado su voluntad.

El Primero de Mayo es un símbolo de la dureza de los ataques que la clase obrera hemos padecido a lo largo de la historia, pero por encima de todo, lo es de nuestra resistencia y de nuestra lucha. Es símbolo de nuestra capacidad para organizarnos y transformar esta sociedad. Desde la CNT llamamos a reforzar las resistencias contra las políticas neoliberales, a afirmar la necesidad de organizarnos de manera horizontal y a construir herramientas de lucha y un movimiento obrero fuerte, eficaz y contundente en la defensa de nuestros derechos. Un movimiento obrero que integre en la radicalidad de su acción fórmulas positivas y actuales de superación del capitalismo y de construcción de una nueva forma social. Un movimiento obrero solidario, independientemente del lugar de nacimiento de cada persona.

La CNT tenemos a nuestras espaldas una historia de lucha obrera, una historia de dignidad y orgullo, una historia que estamos escribiendo ahora, en el presente. Desde la CNT pretendemos abrir un camino de confrontación con el Capital y el Estado que se dirija firmemente a un cambio social completo, que se dirija a la toma de los medios de producción por parte de la clase obrera, que se dirija a la autogestión amplia, integral, de la sociedad. Una sociedad igualitaria entre hombres y mujeres, una sociedad en la que no quepa la discriminación de ningún tipo.

En nuestro último Congreso, celebrado en diciembre de 2015, la CNT tomábamos acuerdos en este sentido. La CNT acordaba dotarse a si misma de los medios necesarios para encarar la recuperación y colectivización de empresas y el control anarcosindical de la actividad productiva y de la organización del trabajo, lo que supone la decidida voluntad de iniciar procesos revolucionarios que pasen por la toma de los medios de producción y la autogestión integral de la sociedad. Se recuperan para esto las Comisiones de Defensa Económica y el Consejo de Economía Confederal. Es voluntad de la CNT iniciar estos pasos en un sentido realmente transformador. Los fines revolucionarios de la CNT son irrenunciables, la CNT se ha definido siempre como una organización actual y de futuro, y hoy, Primero de Mayo, nos reafirmamos en este camino.

Es el momento de dar el primer paso a partir del que avancemos definitivamente, sin posibilidad de vuelta atrás, para romper con un sistema que no es el nuestro y para construir desde hoy nuestra alternativa, desde la solidaridad, el apoyo mutuo, la autogestión. Salimos este Primero de Mayo como afirmación de que nuestra presencia en la calle y en los tajos tiene una única finalidad, cambiar el mundo desde la base y construirlo sobre la libertad integral de todas las personas, y de que nuestra presencia será permanente, que no decaeremos en nuestra lucha hasta que no consigamos nuestro ideal, la liberación de un sistema asesino, que nos condena a la miseria y a la esclavitud.

Desde el Anarcosindicalismo vamos a comenzar a construir la nueva sociedad. Una nueva sociedad que piense en las necesidades de las personas, una sociedad en la que los privilegios sean sustituidos por la igualdad y la verdadera justicia social, una sociedad en armonía con la naturaleza, una sociedad en la que todos y todas seamos ricos, porque todos y todas tendremos todo lo que necesitamos. Una sociedad digna de la que sentirnos orgullosas y orgullosos.